Oscar Amaya recibe la Orden de Alfonso X El Sabio
Oscar Amaya recibe la Orden de Alfonso X El Sabio
Andrés Felipe Solano
Entrevista con Andrés Felipe Solano

¡Nuevos retos para el fortalecimiento de la autonomía en los niños en la era de la Tecnología!

En la actualidad con los medios de comunicación, las redes sociales, los dispositivos digitales y cada uno de los componentes del ciberespacio surge una gran pregunta ¿cómo podemos fortalecer el desarrollo de la autonomía en los niños en esta sociedad tecnológica?

Esta pregunta inquieta  a los padres de familia, a las instituciones educativas y a la población en general, ya que los medios digitales se visualizan como amenazas latentes de información continua que impiden mecanismos de control propios de nuestro tiempo para poder evitar que sus hijos en esta etapa de la vida sufran o sientan dolor con toda esta información que viene del ciberespacio.

En los últimos años, las generaciones de niños vienen haciendo preguntas sobre temas que antes eran tabú en las familias y esto aterroriza a la sociedad en general, pero también vemos como los jóvenes han ganado habilidades y destrezas que antes no tenían y las tecnologías han abierto una diáspora de posibilidades para conocer nuevos lugares del mundo y aprender nuevas lenguas.

Estamos como sociedad ante un reto que nos coloca como humanos en una situación confrontativa y de crecimiento. Los niños cada vez saben más y aprenden a gran velocidad, esto no quiere decir que los adultos estemos lejos de poder formarlos, al contrario, nos coloca en una posición interesante y de gran envergadura: poder, en la era digital, crear espacios de cuidado y protección de los niños haciendo vigentes los rituales o tradiciones familiares que enmarcaban relaciones de respeto y amor en familia. Por la cualidad de nuestros trabajos estos momentos se han perdido, horas dedicadas al tema laboral y en la noche a descansar en esta sociedad líquida que corre a gran velocidad.

Sin embargo, si cada día en mi casa yo le diera un tinte diferente, le colocara un nombre diferente a la comida, estableciera unas normas frente a los dispositivos digitales en la mesa de mi casa, recordara los momentos que hemos compartido juntos, llevara unas fotos de la familia y compartiera esos espacios; no tendría que delegarle la responsabilidad de la crianza de los niños y la culpa de todos los males de la sociedad a la tecnología.

La tecnología solo es una ayuda transitoria a todos los procesos de crianza, una extensión de nuestras habilidades, un elemento eficaz para obtener información pero no es el encargado de la formación de los niños. Nosotros creamos la tecnología y nosotros somos los responsables de cómo la utilizamos.

Es fundamental que dediquemos el tiempo a la formación de los niños en valores como el respeto a las personas y a la sociedad, acompañemos sus procesos de vida, hablemos de sus fallas y sus aciertos ya que es importante que aprendan a enfrentar la frustración y el dolor que causa adaptarse y vivir en sociedad. No les quitemos la posibilidad a los niños y jóvenes de ser responsables y autónomos de sus propias decisiones.

Tengan en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Estar al día en todo lo relativo a internet y nuevas tecnologías, ya que cuanta más información se tenga sobre estas realidades mejor podrán ayudar y acompañar a sus hijos o hijas en el buen uso de ellas.
  • Acordar unas normas de uso claras, estableciendo y haciendo cumplir un horario. Es importante que los menores tengan claro lo que pueden y no pueden hacer y sepan sus consecuencias. Se debe establecer un tiempo para tareas escolares y un tiempo para el descanso.
  • Crear un espíritu crítico sobre la información que aparece en la red y explicarles que no todo lo que se encuentra en la web tiene la misma credibilidad, que es importante filtrar y evaluar su calidad.
  • Enseñar a utilizar motores de búsqueda y contrastar varias fuentes sobre un mismo campo, evitando el “corta y pega”, de modo que sus tareas no se conviertan en plagios de trabajos ya realizados.
  • Fomentar el diálogo sobre hábitos de utilización de las TIC y sus riesgos.
  • Es importante que el menor sienta que cuando le suceda algo extraño o le incomode, puede decírselo a sus padres sin sentirse culpable.
  • Utilizar filtros de control de acceso a la red y programas de control parental, con los que se evitará que los menores accedan a páginas de contenido inapropiado y proporcionarán herramientas de regulación del tiempo de uso de los dispositivos digitales.
  • Tener el ordenador en una zona de uso común, ya que facilitará tanto la supervisión del tiempo de utilización como las situaciones que puedan resultar incómodas para el menor, así como la revisión de las web que visita.
  • Cuidar la postura respecto al ordenador: los ojos deben estar situados enfrente y a una distancia mínima del doble de la diagonal de la pantalla; la espalda recta y reposada la zona lumbar contra el respaldo de la silla; el ángulo de rodillas y codo ha de ser de 90º. Es conveniente acostumbrar al menor a levantar la vista de la pantalla cada 15 o 20 minutos, fijándola en un punto alejado y a no permanecer en la misma postura durante más de una hora.
  • Enseñarles en qué consiste la privacidad, que los datos personales son información sensible y que pueden ser utilizados en su contra.
  • Explicarles que en las redes hay que respetar a los demás y que detrás de cada apodo hay una persona a quien también se debe cuidar.

Cortesía de: http://www.sanbartolo.edu.co/

Elaborado por:
SERVICIO DE ASESORÍA ESCOLAR
PRIMARIA

Tomado de: 
https://enmarchaconlastic.educarex.es/conectadoyseguro/pdf/guia_BPTic.pdf

Comité Editorial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *