Bienvenida Promoción 2018
Oswaldo Giraldo Lopez - Bartolino 1976
Oswaldo Giraldo López

¿Sabe qué son los negocios sostenibles?

Hacer las cosas bien es buen negocio

Hoy usamos 1,7 planetas porque tomamos más recursos ecológicos de los que la naturaleza puede regenerar, dice la organización GFN. Necesitaríamos cuatro planetas para tener los recursos naturales necesarios para que los 7.000 millones de habitantes del mundo, pudieran vivir con los estándares de consumo de Estados Unidos, Canadá o Suiza. Es un panorama escalofriante.

Por eso, entre otras cosas, ser empresario hoy tiene condiciones que antes no existían. Se equivocan los que creen que pagar la nómina, los impuestos y la matrícula mercantil es suficiente para cumplir con el aporte que les pide la sociedad a los negocios.

Ahora es más claro que nunca que los empresarios tienen cuatro responsabilidades cruciales. Una, la que han desarrollado por siglos, es con sus resultados financieros. Si no se esfuerzan por dar utilidades, quiebran. Es un claro asunto de supervivencia.

Pero hoy además tienen que responder por el uso que le dan al ambiente, por el trato que le dan a la sociedad entera y a sus accionistas. En la jerga de los administradores, las nuevas responsabilidades medioambientales, sociales y de gobierno corporativo se resumen en la sigla MSG, (ESG en inglés).

Cada vez es más difícil comenzar un negocio extractivo en un páramo o en una reserva natural. Tiene sentido. Con la presión sobre el ambiente, cada vez les damos mayor valor a los recursos naturales, porque de ellos depende la supervivencia de la especial humana.

El bienestar social ya no es un tema que se les deja a los gobiernos exclusivamente. Los empresarios tienen la obligación de aportar a la solución de los problemas sociales, sobre todo en un país pobre y desigual, tan desigual como Colombia. Pero para las empresas no debe ser asunto de caridad o filantropía, sino parte de su negocio. El reto está, por ejemplo, en que el presidente de una fábrica de alimentos, encuentre cómo producir de manera rentable, productos baratos y nutritivos a los que tengan acceso los más pobres del país.

La faceta social, también comprende el buen comportamiento corporativo con los empleados, los proveedores, los clientes y las comunidades vecinas.

Finalmente, en gobierno corporativo, las empresas deben tener contabilidades transparentes, respetar a los accionistas minoritarios, y tener grupos de control para evitar conflictos de interés, acciones ilegales y prácticas corruptas.

Los negocios sostenibles que cumplen con las obligaciones ESG, aumentan su probabilidad de perdurar, porque ganan nuevos mercados y el favor de los consumidores y los inversionistas que prefieren a las empresas que lo hacen bien con el planeta y con la sociedad.

Hay muchas investigaciones que demuestran que ser bueno es buen negocio.  En general, señalan sin duda, que las compañías sostenibles, tienen un desempeño financiero y operativo superior al de las que no lo son. ¿Habrá entonces mejor camino?

SANTIAGO GUTIÉRREZ VIANA
EDITOR EJECUTIVO – REVISTA LATIN TRADE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *