Hermandad, Espíritu Bartolino y Solidaridad
Calidad de atención en Salud

Carlos Adolphs García, el Hombre de las Causas

Así como fue grande en apariencia física también fue grande de corazón. En su juventud se enfrentó a la responsabilidad de sacar adelante a sus hermanos, pues en esa época perdió a su hermana, hecho que lo marcó por no haber podido ayudarla en su enfermedad.

Carlos Adolphs García Bartolino 1957
Carlos Adolphs García Bartolino 1957

La llegada de Carlos Adolphs a Manizales fue un accidente del trabajo. Su sede era Medellín. Llegó a remplazar al gerente de Progel, que había fallecido, y se arraigó en la ciudad. En esa empresa dio empleo y procuró que los empleados tuvieran casa y educaran a sus hijos.

Cuentan una anécdota: un domingo llegó un joven a la portería del edificio donde vivía. El portero le comento al doctor Adolphs que el joven lo estaba esperando hacía media hora. Él le preguntó para qué lo necesitaba y el joven le dijo que venía a agradecerle el título universitario que había obtenido, pues se había graduado de la universidad, porque con la ayuda que le dio a su padre pudo educarse.

Ayudó, entre otras, a entidades como La Gota de Leche, la Orquesta Sinfónica, el Club Rotario y a fundar la Universidad Autónoma. Él sabía tocar puertas para lograr las ayudas para proyectos de ciudad.

Carlos Adolphs fue un hombre de carácter y respetuoso, y sobre todo un abuelo consentidor de sus nietos. Perteneció a varias juntas directivas de empresas de Manizales y fue concejal.

A Carlos Adolphs le sobreviven su esposa, María Cristina Garzón, y sus hijos, Carlos Alberto, Adriana, Maritza y Juan Fernando.

Paz en su tumba.

Cortesia de https://www.lapatria.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *