Gustavo Gómez Córdoba
Gustavo Gómez Córdoba
Lo bueno, lo malo y lo feo

No se frote sus ojos puede perder la visión

Por Andrew Amézquita M. – Bartolino 1996

La córnea es el tejido transparente que se encuentra por delante del ojo con una forma oval. Este tejido aporta un gran porcentaje del poder de la visión del ojo. Está formado por unas fibrillas de colágeno que están entrecruzadas entre sí. El ojo para su adecuado funcionamiento, mantiene una presión intraocular entre 10 y 20 mm Hg.

Cuando frotamos nuestros ojos, no solo estamos haciéndolo con las manos sucias, sino que inducimos un incremento súbito de la presión del ojo de 10 veces ó más que la presión normal del ojo. Esto fuerza mecánica en el ojo, genera una tensión en las fibras que conforman la córnea que empiezan a distenderse y a romperse; lo que genera que la forma oval de la córnea se deteriore y empiece a protruirse patológicamente, llevando a QUERATOCONO.

El QUERATOCONO es una enfermedad degenerativa y progresiva, es un daño irreversible, y puede llegar hasta trasplante de córnea si el daño es severo y se ha perdido visión.

El Queratocono también tiene un componente genético,  si una persona es diagnosticada con esta patología, lo más común es que dentro de su ámbito familiar pueda existir alguien más con la enfermedad o la predisposición a esta.

Actualmente encontramos que la enfermedad se empieza a presentar durante la niñez por el mal hábito de los niños de rascarse los ojos.

Al deformarse la córnea, aumenta el astigmatismo, el cual requerirá la necesidad de gafas o lentes de contacto para mejorar la visión, aunque si el daño es avanzado, la visión no llega a lo que denominamos 20/20.

A veces, cuando diagnosticamos el Queratocono, ya hay un daño avanzado y tenemos que realizar procedimientos quirúrgicos para detener su progresión y darle mejor forma a la córnea, buscando evitar su progresión y no lleguen a trasplante.

En mi consulta oftalmológica, acuden pacientes buscando la opción de cirugía refractiva para no depender de las gafas por miopía, astigmatismo o hipermetropía. Dentro de este grupo de pacientes, encuentro una gran cantidad con la mala costumbre de frotarse los ojos, generando el daño en la córnea. Este daño contraindica la cirugía y no podemos realizarles la cirugía para la dependencia a las gafas.

Es por esto, que la mejor manera de tratar el QUERATOCONO, es la prevención, educando  a nuestros hijos, nuestros familiares y nosotros mismos a no frotar los ojos, explicándoles el grave daño que se pueden estar causando.

Si vemos que nuestros hijos o familiares se están rascando los ojos, tienen los ojos rojos, tienen lagrimeo o arrugan la frente para poder lograr ver de lejos, es necesario solicitar una consulta con el Oftalmólogo para que encuentre la causa de estos síntomas. Y así podemos controlar la conjuntivitis alérgica, el ojo seco u otra causa que genere el frote ocular.

Les pido el favor de no rascarse los ojos, si tienen alguna molestia, los invito a que acudan al oftalmólogo oportunamente, en mi consultorio estamos para servirles y ayúdenos a enseñar a nuestros hijos que no cojan la peor costumbre de frotarse los ojos.

Andrew Amézquita M.
Andrew Amézquita M.

ANDREW AMÉZQUITA M.
MÉDICO OFTALMÓLOGO 
www.oftalmovision.net 
Instagram @doctor.amezquita 
Teléfono 3118097859
Calle 119 # 7 – 14 consultorio 424 
Correo: doctor.amezquita@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *